Envíos a toda la Península.

En el artículo de hoy vamos a bucear en la historia para intentar situar en el tiempo los orígenes de las empanadas y para explicar en qué radica la diferencia entre, por ejemplo, las tradicionales empanadas gallegas, que básicamente consisten en dos capas de pan con un relleno en su interior, y las que elaboramos en nuestro obrador, de manera completamente artesanal y con masa de hojaldre en sus variedades de bonito del nortede ibéricos y bacon.

Como ocurre con otras muchas recetas o productos cuyo origen se remonta a varios siglos, el de la empanada tampoco está bien definido o claro y son muchos los países que se adjudican su paternidad. Partiendo de la base de que empanada deriva del verbo empanar, que tiene en “la acción de encerrar algo en una masa o pan para cocerlo en el horno” una de sus acepciones, estaremos de acuerdo en que habría que vincular su historia a la del pan fermentado que, a diferencia del pan ácimo imperante, sí lleva levadera. Llegados a este punto, cabe dar por bueno igualmente que fue la costumbre de rellenarlo con distintos ingredientes lo que dio lugar al surgimiento de las empanadas.

Ejemplos de empanadas con masas fermentadas hay muchos. Además de la ya citada versión gallega, tenemos el Calzone italiano, un variante de la pizza cuyos rellenos se tapan con la misma masa a modo de empanada gigante. De la misma familia también es el Dönner Kebab, una antiquísima comida rápida de origen turco que en los países árabes llaman Shwarma y los griegos, Giro. Porque el Kebab no es otra cosa que una pieza de pan de pita relleno de carne de cordero, pollo y verduras, con el agregado de una salsa picante que bien puede ser de yogur (tzatziki) si la consumes en Grecia. Otra variedad muy conocida son las empanadillas más pequeñas que asociamos a Argentina, pero que en realidad se degustan en la mayoría países de América Latina, y que están más cerca de las Fatay o Sfija, de la cocina árabe, o del Lajmayin, de la judía. Ambas son de forma triangular y tienen en común su masa fermentada, que se asemeja a la del pan, el relleno de carne picada y especias, y que casi nunca están herméticamente cerradas. Por último, podemos hablar de la variedad polaca: las Piroggen, cuya masa también lleva levadura y se emplea tanto para preparaciones dulces como saladas.

Sin embargo, las empanadas que elaboramos en Confitería Blanco de manera completamente artesanal, con hojaldre Marca Blanco y la mejor materia prima nada tienen que ver con las anteriores. Ni siquiera con la Bureka, empanada típica de la cocina judía que, aun siendo hojaldrada, es de forma triangular y, casi siempre, cerrada, que se rellena con queso, carne picada o espinacas. Más similitudes guardan nuestras deliciosas empanadas con el sello Blanco con el Börek, muy parecido a la empanada gallega original, pero que en lugar de masa de pan, lleva masa “filo”, un hojaldre muy fino, con un relleno entre ambas capas.

Empanadas, como acabamos de comprobar, hay muchas y de diversos tipos. A las ya mencionadas podemos añadir las de morocho, que son típicas en Ecuador y que se elaboran con maíz blanco y grasa animal; las “Pirru“, tradicionales en Chile y con la carne y la cebolla como ingredientes principales o, por citar un último ejemplo, las de Colombia, que si bien se consumen durante todo el año, son consideradas, sobre todo, un plato navideño relleno de carne molida, cilantro, tomate, ajo y cebolla, pero cuya masa está preparada con harina precocida y agua, a modo de las arepas que también consumen en Venezuela.

Las empanadas de bonito del norte y de ibéricos y bacon de Confitería Blanco son únicas en el mundo porque conjugan toda nuestra maestría y experiencia centenaria en la elaboración del hojaldre con el carácter “socorrido” y versátil de uno de los alimentos más populares de la gastronomía española. No podemos terminar este artículo sin el pequeño consejo que siempre damos a los cada vez más aficionados a esta creación de alta cocina de Confitería Blanco. Caliéntala un poco en el horno antes de probarla y la experiencia gastronómica resultará, si cabe, aún más placentera.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí